¿Corruptes? No, gràcies

Des de fa mesos, els socialistes venim anunciant que el projecte de la dreta a la ciutat de València, igual que ocorre a nivell autonòmic, està esgotat i dóna mostres d’estar donant els seus últims sospirs en forma d’excessos i desvergonya. Aquesta sensació s’ha confirmat amb la presentació de les llistes electorals per a les properes eleccions municipals i autonòmiques del 22 de maig, candidatures que són símptoma que els dirigents del PP es riuen dels ciutadans i han perdut tot el respecte pel sistema democràtic.

Que el PP presente una llista electoral a l’Ajuntament de València en la qual el seu número tres siga Jorge Bellver, acusat d’un presumpte delicte de prevaricació (per la concessió il·legal per a la construcció d’un aparcament en els Jardins de Monforte) és, com a mínim, una aixecada de camisa; però que al mateix Bellver se li premie pels seus problemes amb la justícia i l’incloguen en la candidatura del PP a les Corts Valencianes, és una falta de respeto al ciudadano.

Potser el PP pense que al convertir a Bellver en diputat a partir de maig, la seva condició d’aforat farà que la seua causa amb la justícia, a punt de ser jutjat, s’allargue indefinidament en passar el cas d’un Tribunal ordinari al TSJCV. Mangarrufes de qui es veu amb l’aigua al coll. O potser Bellver siga la guinda d’unes candidatures autonòmiques, les del PP, que porten en les seues files a 5 imputats i a 6 implicats en casos de corrupció com Gürtel o Brugal. Aquesta és la gent que Francisco Camps, amb el vistiplau de Mariano Rajoy, vol assentar a les nostres institucions.

La borratxera de poder després de 20 anys de govern del PP a la ciutat i 16 anys a la Comunitat Valenciana els ha portat a pensar que són impunes i que poden riure’s de nosaltres. Fa temps que el propi PP es va llevar la careta i actua amb la prepotència de qui es creu intocable. Però els ciutadans ja estan cansats de tant despropòsit i tanta desvergonya, i aquestes eleccions seran el moment adequat per posar a cadascú al seu lloc.

Les llistes del PP són reflex de més del mateix, de projecte esgotat, de les mateixes polítiques que ens han portat a vincular la Comunitat Valenciana amb la destrucció d’ocupació, el fracàs escolar, la reculada en les polítiques socials, la manipulació informativa i el descrèdit i la vergonya davant la resta d’Espanya.

A la ciutat de València, el projecte de Rita Barberá és el mateix de les últimes dues dècades, el model que es tradueix en més de 70.000 aturats, en un Ajuntament arruïnat mentre existeixen més de 400 equipaments educatius, socials, mediambientals o esportius sense executar repartits per tots els barris, i en una política de confrontació permanent amb els veïns en lloc de garantir el consens necessari per solucionar els problemes. Amb aquestes dades queda patent que el projecte de Rita Barberá ha quedat obsolet i ja no serveix per donar solució als problemes que assolen la ciutat.

Contrasta molt la proposta caduca del PP amb la candidatura i el projecte d’il·lusió, de canvi i de futur que proposem els socialistes valencians. Una candidatura liderada per Joan Calabuig que aglutina als millors per dur a terme les millors polítiques, que combina experiència en gestió municipal, en moviments socials i una nova generació del socialisme valencià que aporta joventut i frescor a les institucions.

Aquesta opció de canvi que representem els socialistes va a centrar la seua acció de govern en el que veritablement importa a la ciutadania: convertir València, entre tots i totes, en una ciutat moderna amb una economia forta, capaç de generar ocupació i oportunitats, de defensar a les persones per damunt de tot i que els serveis públics garantisquen major qualitat de vida a les persones. Tot això des d’un Ajuntament més eficient, al servei de la ciutadania i que siga més participatiu, transparent i democràtic.

Així, en les eleccions del proper 22 de maig els ciutadans podran triar entre dos models ben diferents, gairebé antagònics, per governar la ciutat. Un que desprestigia la política, que es riu dels ciutadans i que es burla de la justicia, i un altre, el dels socialistes, que aposta per un canvi en les formes de fer política i per la modernització de la ciutat, amb l’ocupació, la potenciació dels serveis socials i la transparència com a pilars de l’acció municipal. Les cartes estan sobre la taula. Només queda esperar al fet que la gent honrada, honesta i cansada de tant excés diga “Prou. Ha arribat el moment”.

Compártelo con tus contactos:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Ping.fm
  • Technorati
  • Twitter
Publicado en General | Deja un comentario

Las cosas sí pueden cambiarse

Crear empleo, impulsar el desarrollo económico, reforzar los servicios públicos, formar gobiernos locales más austeros, mejorar la convivencia y fortalecer la cohesión social,  son algunos de los objetivos que nos hemos marcado en la convención municipal que se ha celebrado en Sevilla, los días 11, 12 y 13 de febrero.

Bajo el lema La fuerza de un gran país más de 2.000 para alcaldes, concejales y candidatos a las elecciones municipales del 22 de mayo hemos debatido y compartido ideas en las sucesivas mesas redondas sobre formas de gobierno local, sostenibilidad y calidad urbana, municipalismo en el mundo rural y empleo. El eje central de todas ellas,  fomentar modelos locales que impulsen la cooperación, el diálogo y el acuerdo entre administraciones, fuerzas políticas e interlocutores sociales que permitan adoptar medidas y reformas para retomar la senda del crecimiento económico.

Además, se han establecido las pautas para que todos nuestros programas electorales contengan medidas que conviertan a los municipios en los impulsores de la recuperación económica y la generación de empleo. Así pues, a partir del programa marco hemos adoptado la sostenibilidad como línea de trabajo prioritaria, desde la que conjugaremos parámetros económicos, sociales y medioambientales que nos permitirán garantizar la supervivencia y la calidad de los servicios públicos en Valencia.

Hace demasiado tiempo que el Ayuntamiento pervirtió su función de estar al lado de los ciudadanos y las ciudadanas, de resolver sus problemas y atender sus demandas, para convertirse en el cortijo donde Rita Barberá gestiona los recursos públicos a su antojo. Sin transparencia, diálogo y sensibilidad; sin planes de promoción económica, de desarrollo urbanístico y movilidad; sin perspectiva de futuro para nuestros jóvenes, ni de presente para nuestros mayores.

Desgraciadamente, 20 años de Rita Barberá han llevado a muchos de nuestros vecinos y vecinas a caer en el conformismo de pensar que las cosas son como son… y que no pueden cambiarse*. Es aquí donde reside nuestra oportunidad para reforzar la comunicación con ellos mediante respuestas serias a los nuevos retos como son la planificación del espacio público, la vivienda, el transporte, la organización de los servicios públicos, el consumo energético, la gestión de los residuos y la contaminación atmosférica, la inmigración, el modelo económico para superar de la crisis y la necesidad de orientar el crecimiento de nuestra ciudad hacia planteamientos ambiental y socialmente sostenibles.

Tenemos las respuestas pero, sobre todo, la voluntad y las ganas de aplicarlas para mejorar la vida de nuestros vecinos y vecinas tal y como hemos hecho patente esta mañana en la visita de proximidad a El Cabanyal. Como ha dicho Joan Calabuig, mientras nosotros proponemos soluciones, a Rita Barberá lo único que le preocupa es el futuro judicial de Francisco Camps. Así que no tengáis la menor duda de que, a pesar de lo que digan, las cosas sí pueden cambiarse.

 
(…)*
Te propongo que mañana,
borremos la decepción,
pero empezando por casa,
por nuestra propia cuestión.
Todo puede mejorarse,
aunque alguien dice que no.
Después dime si las cosas
siguen siendo como son.
(…)
Las cosas son como son, Pablo Estramín

Compártelo con tus contactos:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Ping.fm
  • Technorati
  • Twitter
Publicado en General | Deja un comentario

En Benicalap

Compártelo con tus contactos:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Ping.fm
  • Technorati
  • Twitter
Publicado en General | Deja un comentario

Ni miedo, ni silecio

Las expectativas que generó en 2007 la aprobación de Ley de la Memoria Histórica se están viendo frustradas por todos los obstáculos que está poniendo el Ayuntamiento de Valencia para incumplirla. Por iniciativa del concejal Juan Soto, el Consell Jurídic Consultiu se ha visto en la ‘tesitura’ de emitir un informe sobre la legalidad de la negativa de Rita Barberá a retirar los símbolos fascistas que perviven en nuestras calles, plazas y colegios.

Contra toda sensatez este organismo ha dictaminado que la alcaldesa no está obligada a cumplir la ley porque los escudos, placas o demás vestigios del franquismo representan un cambio histórico y “no son una exaltación de la sublevación militar, de la Guerra Civil o la represión de la dictadura”.

La perplejidad me deja paralizado. Reacciono. Busco la ley y confirmo lo que sabía del Art. 15:

1. Las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Entre estas medidas podrá incluirse la retirada de subvenciones o ayudas públicas.

Alucino. ¿Tengo un problema de comprensión de lectura? Por más que repaso el párrafo no encuentro el hilo al que aferra el organismo; leo de arriba abajo, una y otra vez… hasta que reparo en una palabra. Sí, por un momento creo haber encontrado la clave de este razonamiento revisionista encerrado en tres sílabas: SIMBOLO.

Me dirijo al DRAE en busca de luz; y la encuentro. La definición da un giro inesperado a mi razonamiento al referirse al símbolo como la “representación sensorialmente perceptible de una realidad, en virtud de rasgos que se asocian con esta por una convención socialmente aceptada”.

¡Claro! Ahora sí. ¿Qué realidad entienden los miembros del Consell Jurídic Consultiu por “socialmente aceptada”? Me sube un escalofrío cuando pienso algunas de las posibles respuestas, más si cabe, después de que en el dictamen se refierieran al golpe de estado como “revolución nacional” y a los símbolos como expresivos “de unos valores que asumía como deseables el régimen autoritario”.

¿Asumir? No creo que este sea el verbo más apropiado para describir Los años del terror en los que el general Francisco Franco llevó a cabo una estrategia de extermio contra el vencido de una magnitud devastadora. No en vano, su mayor triunfo fue conseguir que el miedo y el silencio atenazaran a varias generaciones de españoles que sobrevivieron con el estigma del perdedor entre la humillación, el hambre y la marginación, como describe Mirta Núñez Díaz-Balart en Los años del terror

Cuando por fin disfrutamos de una ley democrática, moderna, acorde con las que han adoptado países como Alemania e Italia, nos despertamos con un dictamen que impide el proceso de normalización de nuestra ciudad. Pero no hay dictamen que pueda impedir que el recuerdo de los luchadores por la democracia y la libertad prevalecezca por encima de Rita Barberá, Alfonso Grau, del Consell Jurídic Consultiu y de cuantos se empeñen en defender el franquismo; sirvan estas palabras de Hilda Frafante Gayo, con las que Núñerz Díaz-Balart abre su libro:

“Grito por su miedo, por su dolor, por su juventud truncada, por la vida que no vieron; y grito por nosotros, los que quedamos aquí, sin ellos, pobres, huérfanos, merced a sus asesinos, que se pasaron cuarenta años insultándonos, pisoteándonlos y diciendo mentiras y más mentiras sobre nuestras vidas y sobre nuestra muerte. Grito y vuelvo a gritar por todo lo que tuvimos que aguantar y callar, y grito por las viudas que vivieron y murieron con la boca bien apretada para que no se les escapase este mismo grito nuestro”. (Grito contra un largo silencio, El País, 18 de diciembre de 2002).

 

Compártelo con tus contactos:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Ping.fm
  • Technorati
  • Twitter
Publicado en General | 3 comentarios

Una oportunidad de cambio

Esta mañana ha entrado en servicio la nueva línea de Alta Velocidad que une Valencia y Madrid. 95 minutos. Un tiempo récord que inaugura una nueva etapa de oportunidades para que nuestra ciudad genere crecimiento económico y empleo.

Pero el tren por sí mismo no trae riqueza. Necesita políticas activas encaminadas a modernizar el comercio, el turismo y recuperar un patrimonio urbano que languidece bajo la vara de mando de una alcaldesa instalada en una estrategia victimista que nos hace perder competividad y atractivo para las empresas. El AVE generará puestos de trabajo, pero mucho me temo que el Partido Popular no sabrá sacar el máximo rendimiento. Su incompetencia se ha cobrado 500.000 puestos de trabajo en la Comunitat; 70.000 en Valencia sin que Rita Barberá haya dicho esta boca es mía.

La alcaldesa regurgita insultos contra Zapatero mientras derrocha halagos hacia quien es capaz de despilfarrar 200.000 euros en propaganda para apropiarse de un hito histórico que hemos logrado/pagado entre todos, sí, pero que se ha hecho realidad gracias a la gestión de un gobierno socialista.

Y mientras hoy el Partido Popular inunda los periódicos con una publicidad partidista, cuyo encarte habrá que sumar a la cantidad anterior, en la Plaza de la Virgen se ha vuelto a concentrar la Plataforma en Defensa de Ley de la Dependencia para reivindicar su aplicación.

Miles de euros para propaganda pero ni un céntimo para atender a quienes se deben, los ciudadanos y las ciudadanas. De las 50.000 personas que tienen derecho a acceder a las prestaciones en nuestra ciudad, sólo 5.000 las están recibiendo porque se lo han gastado TO-DO: el dinero y la vergüenza.

Porque, ¿cómo puede entenderse la propuesta de cambiar el nombre a la parada de metro de Jesús por Joaquín Sorolla? ¿Cuánta crueldad hace falta para seguir humillando a los familiares y a las víctimas del accidente de metro, a quienes todavía no han recibido ni Camps ni Barberá? ¿Cuánta indignidad son capaces de segregar las tripas de quienes intentan borrar el recuerdo de la tragedia que, el 3 de julio de 2006, desgarró esta ciudad sin cobrarse ninguna responsabilidad política? ¿Hasta cuándo tendremos que aguantar tanta indecencia?

El AVE ha puesto sobre nuestro tejado la responsabilidad de demostrar a los valencianos y las valencianas que somos la alternativa para cambiar este panorama desolador en el que, como dijo Joan Calabuig en el acto del Palacio de Congresos, “las macetas importan más que las personas”. De nuevo, hemos sido la fuerza que ha impulsado el progreso en nuestra ciudad y no podemos permitir que el Partido Popular se apropie de un hito que, por encima de todo, es un logro conjunto.

Nadie tiene la fórmula mágica del éxito pero sí la certeza de que los retos sólo se alcanzan a base del esfuerzo y del trabajo colectivos. Estas son nuestras líneas maestras para encarar un proceso electoral del que dependerá que no germine el virus de la degeneración política que el Partido Popular ha depositado en la Generalitat, las diputaciones y los ayuntamientos donde se ha instalado.

Compártelo con tus contactos:
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Ping.fm
  • Technorati
  • Twitter
Publicado en General | Deja un comentario